Cuando todos decimos que somos hijos de Dios y que por consiguiente todos somos iguales tienen y no tiene la razón al mismo tiempo, tiene la razón porque esa versión o esa teoría solo es válida en un universo espiritual pero no tenemos la razón cuando tratamos de igualarnos a otras personas aquí en tercera dimensión en nuestro mundo material osea que las dos versiones son buenas, no somos iguales aquí en el plano social y en el plano espiritual somos iguales, siempre debemos entender que la parte espiritual del ser humano es una parte invisible, no la vemos pero se siente y sabemos que existe. También hay otra parte invisible que está más cercana a nosotros que es este mundo el plano cuarto en tercera dimensión que es todo lo invisible.

Componentes invisibles que dañan o que otorgan bienestar a un ser humano independiente si es de determinada raza o color o estrato social o determinado nivel de estudio entonces cuando hablo de la suerte y los procesos de salamiento estoy hablando sobre esa parte invisible que rige nuestro destino y que nosotros no sabemos controlar ni mucho menos disminuir, ni mucho menos anular en las formas dañinas, esa parte invisible hace que usted esté bien o este mal, crea o no lo crea pero realmente es determinante que la parte invisible concluye nuestra vida y nuestro presente.

Los procesos de salamiento interrumpen cualquier proceso de dinero relacionado con el empleo, con el negocio o propiamente también con los juegos de azar, el salamiento en una persona indica que usted no vive si no que sobre vive con el mínimo de dinero aun así tenga mil problemas económicos esa es la etapa de salamiento una retrospección es decir se le vuelve el mundo a usted al revés entonces usted trabaja mucho por poquito. En una persona normal que no tenga un nivel de estudio seria un trabajo normal con un sueldo minino con sus horas extras pero hay personas que trabajan dos jornadas continuas por un mínimo y son personas que sufren una cantidad de atropellos, somos o poseemos un tipo de salamiento genético implantado por mi papá y mi mamá que a su vez ellos fueron implantados por mi abuelo y mi abuela osea un programa genético de pobreza también salamiento porque nos resignamos con lo mas poquito, con lo mas ordinario y con lo mas sacrificable, a su vez yo también le dono a mis hijos ese tipo de programa genético, porque creen ustedes que cuando se engendra o se fecunda un hijo es el resultado de papá y mamá de los vicios, de las taras hereditarias pero también de los miedos, también de la suerte, también de los procesos de salamiento porque tanto el espermatozoide como el ovulo son extractos de información energética de cada uno de nosotros.

¨En Sintonía¨

BRISSA AVHALON (SWAN L´AKKUS

Share This