La estabilidad de la vida de cada ser humano no solo depende de los estímulos sociales, alimenticios y de los estímulos emocionales de un ser humano que le manifiesta cariño, protección a otro ser humano.

Dentro de la igualdad como seres humanos también existe una amplia diferencia entre los recursos espirituales de uno a otro ser humano, la vida, la emoción, la salud, la prosperidad hace parte de los verdaderos estados de progreso y de evolución de un nuevo ser humano.

Un ser humano luminoso que es capaz de reconocer las cosas buenas que otro ser humano tiene, la propiedad de su gran Dios de permanecerlo vivo, la posibilidad de trascender la información y de categorizar la parte espiritual hace parte de un ser humano evolucionado.

Lo contrario ocurre cuando un ser humano se manifiesta agresivo ante un gran Dios, se manifiesta un ser triste, opaco y un ser de baja vibración Manifestando él mismo un desprecio hacia su propia existencia, hacia la existencia de otro ser humano y de todo el sistema de creación.

Las transgresiones a Dios consiste en todo aquello que el ser humano favorece su mala situación culpando a un gran Dios, a un gran sistema sin que este tenga la menor oportunidad de poder dar su verdadera versión.

La vida del ser humano y la enfermedad se transmite a través de todos los pasos y circuitos de daño que él mismo promueve dentro de su organismo y dentro de su parte espiritual, Dios creación, bienestar, vida salud, inmortalidad, trascendencia espiritual, son los estados luminosos de un ser humano que es capaz no solamente de surgir de la pobreza sino también entrar en un estado de beneficio social y espiritual.

Las transgresiones a Dios son un peligro para cada ser humano cuando este determina que todo lo que le pase es culpa de un gran Dios, la mortalidad del ser humano que culpa a Dios de todo lo malo que le pase se aumenta en un 57% más rápido es decir la muerte se acelera de 10 a 12 años más rápido con solo repetirlo alrededor de 170 veces.

El ser humano promueve dentro de sí un sistema de muerte elaborado en una mala alimentación pero también elaborado en una mala alimentación espiritual, la vida y el orden se promueve a través del alma, el caos y la muerte a través del cuerpo.

Cuando estos dos sistemas cuerpo y alma no se entienden debidamente, no se compatibilizan ocurre los fenómenos de muerte, de enfermedad y de sacrificio.

El entender que un Dios es bueno, que promueve lo bueno, que promueve la inmortalidad, la salud y la vida es entender que somos seres que son capaces de permitir la vida de un gran Dios dentro de nuestros corazones.

Se regocija el alma, se regocija el espíritu, se regocija Dios, cuando se maldice la vida que se tiene se hace una trasgresión peligrosa quiere decir que la persona no quiere esa vida, quiere decir que la persona no quiere vivir, se encuentra y se llega a un acercamiento con la muerte no elaborada dentro de los propósitos espirituales.

El querer vivir, el querer resucitar su parte espiritual es propio de un ser humano que busca una evolución clara, transparente y trascendente, buscar a Dios, un verdadero Dios es buscar la luz, el alma busca la luz, el cuerpo busca a Dios y entre el cuerpo y el alma Dios está presente en cada uno.

Cada uno de todos los seres humanos posee la habilidad de hacer crecer la parte espiritual pero también posee la habilidad de destruirla.

Cada ser humano tiene un Dios interior y este Dios interior no morirá jamás.

´´En Sintonía´´

ATTIKA CONTIGO & BRISSA AVHALON

CHANNELING INTERNACIONAL – MENSAJERO DEL UNIVERSO

MEDELLÍN

444 24 61 – 251 43 44

BOGOTÁ

226 11 50 – 226 11 39

Share This